Tipos de jornadas laborales de la empleada de hogar.

En la mayoría de las ocasiones cuando recibo la llamada de un cliente o clienta saben perfectamente que es lo que necesitan: Asistenta por horas, empleada diaria 4 horas al día, jornada completa etc.…

La jornada laboral que se necesite en cada caso viene marcado por 3 aspectos fundamentales. El tipo de vivienda, el tipo de familia que tengamos y el presupuesto que tenemos para contratar este servicio.

Puede ocurrir que el servicio contratado no cubra todas las necesidades que se tienen a diario, pero el presupuesto es limitado y nos tenemos que ceñir a un número de horas/día determinado. Pero lo cierto es que en demasiadas ocasiones se pretende que una empleada de hogar resuelva todo el trabajo que hay que hacer en una casa en las escasas horas por las que esta contratada y claro ahí es cuando vienen los problemas… es que es lenta, es que no es resolutiva, es que esta casa se hace en la mitad de tiempo …

Por tanto, como punto de partida será necesario conocer el presupuesto que tenemos y establecer unas tareas prioritarias para realizar en ese tiempo contratado.

Una vez teniendo claro esto vamos a ver las distintas opciones que tenemos para contratar servicio doméstico.

 

Empleada de hogar interna.

Cuando hay personas a las que cuidar ya sean niños pequeños o personas mayores necesitamos que la persona esté en casa el mayor tiempo posible e incluso que pernocte en el domicilio, así puede cubrir las necesidades de la familia tanto a primera hora de la mañana como a última hora del día con las cenas, baños etc.…

La demanda de este tipo de servicio se da con mucha frecuencia en familias con niños en donde los trabajos de los progenitores son muy absorbentes y no les permite conciliar adecuadamente (tienen viajes frecuentes, médicos, enfermeras o personas que deben realizar guardias…)

 

La empleada de hogar interna pernocta en el domicilio y convive con la familia. Debe librar 36 horas seguidas a la semana y entre que se retira a su habitación al final de su jornada y comienzo de la siguiente no puede pasar menos de 10-12 horas.

A la hora de decidir contratar una persona interna es importante ver el espacio que tenemos en casa para alojar a esta persona. Hay casas que tienen este tema solucionado e incluso existe lo que llamamos “la zona de servicio” que suele estar junto a la cocina (en caso de pisos) o en la planta sótano de una vivienda unifamiliar en donde ellas disponen de un cuarto individual para ellas solas con cuarto de baño independiente también. En una palabra, independencia tanto para ella como para el resto de la familia. Tener una persona interna en casa es al fin y al cabo “convivir” con esa persona y si nuestra casa no está preparada para que pueda estar lo más independiente posible, podría llegar a resultar incómodo para los miembros de la familia (compartir baño, y otras estancias de la casa).

Ventajas de tener una persona interna en tu casa

  • Tienes solucionado TODAS las tareas domésticas. Limpieza, plancha, desayunos, comidas, cenas, compra, menú. Solamente tenemos que ocuparnos de dedicar más tiempo a nuestra familia y por supuesto también a nosotros. Puedes seguir teniendo discusiones familiares y de pareja pero no serán por quien hace las tareas domésticas 😉
  • Si tienes niños pequeños, puedes volver a tener la libertad de hacer planes sin pensar con quien dejar a los niños, o hasta que hora puedes estar fuera de casa porque se tiene que ir la canguro.
  • Es posible que pueda viajar contigo en vacaciones, fines de semana etc…
  • Si es el caso de cuidado de personas mayores, sobre todo si viven solos, la figura de una empleada interna se hacer todavía más necesaria pues su presencia por la noche es muy importante ya que aporta mucha tranquilidad tanto a ellos como a sus familiares en caso de que ocurra cualquier accidente a la persona mayor y no tenga quien la pueda socorrer.

Desventajas de tener una persona interna

  • Pierdes intimidad e independencia. Sobre todo, si la casa no es muy grande o no esta preparada para tener servicio doméstico interno.
  • Es más difícil conseguir una con amplia experiencia. Normalmente las empleadas internas son, en su mayoría, personas que acaban de llegar a nuestro país y que necesitan trabajar de interna para ahorrar costes. Por lo que no tienen una amplia experiencia y cuando han conseguido esos años de experiencia no quieren continuar siendo interna.
  • Por lo general, no quieren permanecer muchos años de interna y tarde o temprano querrán cambiar de trabajo a uno de externa.

 

Empleada de hogar externa.

Se trata de la ayuda doméstica más demandada. Sin lugar a duda, cuando los dos miembros de la pareja trabajan fuera de casa necesitan ayuda externa y aquí el abanico es tan amplio como necesidades, presupuesto y tipo de vivienda haya.

Pareja sin hijos o personas que viven solas. Normalmente se contrata una empleada externa por horas, es decir que va desde 1 o varios días a la semana a realizar tareas domésticas básicas como limpieza y plancha.  Como mucho se necesitaría una persona 4 horas al día, normalmente por la mañana

Viviendas en donde hay niños en edad escolar. Aquí es fundamental su ayuda si el padre y madre trabajan fuera de casa. Posiblemente no puedan recoger a los niños del colegio y necesitan contratar a alguien que les recoja, los lleve a casa y además pueda realizar algunas tareas domesticas hasta que lleguen sus padres. Normalmente se contratan externas por 4 o 5 horas por las tardes.

Viviendas en donde hay niños pequeños. Cuando la situación es la misma en donde los progenitores trabajan todo el día y los niños aun no van al cole, la contratación de la empleada externa a jornada completa o interna se hace indispensable. Son muy pequeños, aun no van al colegio o van a la guardería, pero pocas horas.

 

Ventajas de contratar empleada externa

  • Es más fácil encontrar una candidata apta pues hay más candidatas en el mercado que en el caso de candidatas internas.
  • Tienen una durabilidad en la casa muy superior a las internas.
  • No te quita intimidad. Es más, en la mayoría de los casos pasas muchos días sin ni siquiera verlas o hablar más de 4 frases al día con ellas pues normalmente trabajan cuando tu no estás o se van cuando tu llegas.
  • Normalmente son más eficientes. Al estar contratadas por una cantidad de horas determinada, no suelen “perder el tiempo” y trabajan de un modo más eficaz y eficiente.

Desventajas de contratar una empleada externa

En realidad, las desventajas solo existen en el caso de que tengas niños o personas que cuidar pues no cubren las noches, por lo que en caso de personas mayores pueden estar desatendidos durante la noche y en caso de que tengas niños pequeños te quita la libertar de poner improvisar planes o tener que prolongar tu jornada laboral.

Empleada de hogar semi-interna

Como su propio nombre indica es una mezcla entre las dos anteriores.

Es muy demandado en los casos de familias con niños en donde en realidad necesitarían una interna, pero no tienen una vivienda en condiciones para poder disponer de la intimidad que hablábamos antes. Entonces son familias que, tiendo niños pequeños demandan una persona externa a jornada completa con la salvedad de que todos o varios viernes al mes pernoctan en la casa para que los progenitores puedan salir a cenar, al cine y poder tener una velada para ellos a solas que tanta falta hace.

Como ves, las opciones a la hora de contratar servicio doméstico para tu casa son muchas y variadas. No dudes en contactar conmigo si estás pensando en tener ayuda doméstica y no tienes claro que jornada necesitarías. Estaré encantada de ayudarte:

 

¡Gracias por leerme y compartir!

 

Laura Calleja

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *