Mitos y verdades cuando buscamos una empleada de hogar

Son muchas las personas que tienen que recurrir a contratar en algún momento de su vida una empleada domestica que le ayude con las tareas del hogar, el cuidado de los niños y/o el cuidado de las personas mayores. Si en una pareja los dos trabajan fuera de casa la contratación de este servicio se convierte casi en una necesidad para poder conciliar su vida laboral y familiar.

Hay personas que se enfrentan por primera vez a esta situación y nunca han tenido la necesidad de contratar una empleada de hogar y otras muchas que, por desgracia han tenido que pasar un arduo proceso de selección en varias ocasiones.

Tanto a unas como a otras, las he oído decir a lo largo de estos años un montón de afirmaciones en torno a la selección de su empleada doméstica que, según mi opinión, algunas son ciertas y otras no lo son tanto. Por eso he querido recogerlos en este post y aportar mi opinión sobre qué afirmaciones considero verdaderas y cuales se han convertido en un mito.

Veamos algunas de ellas.

“Es fácil buscar una empleada de hogar. Siempre tienes una amiga que conoce a alguien”: MITO

 

En alguna ocasión puede dar la casualidad de que justo tu vecina, una mama del colegio de tus hijos, tu prima etc. va a prescindir de su maravillosa empleada justo en el momento en que la necesitas tu. Pero no es lo corriente. Es muy difícil que coincida en el tiempo el hecho que tu amiga ya no la necesite con que tu estés buscando una. Además, es muy difícil también que esa empleada, que para ella es maravillosa, encaje con el perfil y/o las necesidades que tú buscas. Y además hay que ver si la empleada esta de acuerdo en aceptar tus condiciones.

 

“Hay que hacer muchas entrevistas hasta dar con la persona adecuada”: VERDAD

 

Muchas entrevistas y muchas llamadas y comprobar muchas referencias.

Lo ideal sería que entrevistaras a una, que encajara perfectamente en el perfil que buscas, que a ella le encaje todas tus condiciones y que además tenga unas referencias fantásticas. Y eso puede ocurrir, no digo que no. Pero no es lo normal.

 

 

 

 

“El verdadero problema es que no quieren trabajar”: MITO

La mayoría de las empleadas de hogar son trabajadoras, serias, competentes y cumplidoras. La gran mayoría están fuera de sus países de origen, alejadas de los suyos. De ellas dependen sus hijos y sus familias. Viven al día y necesitan trabajar y no perder sus trabajos.

Claro que hay personas que no son aptas para este trabajo, como en cualquier otro trabajo, pero no son la mayoría. Y como siempre pasa: “pagan justos por pecadores”

“En la entrevista dicen que saben hacer muchas cosas y luego no saben hacer nada”: MITO

Puede que esto ocurra con empleadas que no tienen experiencia en el sector, que acaban de llegar, o que simplemente hay cosas que en otras casas no han hecho. Y también puede que haya personas que se “sobrevenden” en la entrevista de trabajo (como en cualquier otro trabajo) pero lo cierto es que, si has realizado un buen proceso de selección, has decidido entrevistar a candidatas con experiencia y buenas referencias, la empleada te dirá exactamente qué es lo que sabe hacer y que no. Por eso es tan importante el proceso de selección y sus fases (ya se habló de este tema en un post anterior https://amalva.es/2020/09/03/como-seleccionar-una-empleada-de-hogar/).

También puede pasar que algunas veces no saben hacer las cosas como a ti te gustan que se hagan y para eso hay que dedicar tiempo a formar e informar a la empleada.

“No se que pasa. Últimamente no dura ninguna empleada en mi casa”. VERDAD

A veces pasa. No es un problema tuyo.  Ni de ellas. A ti no te gusta cambiar, pero a ellas tampoco.

Como en la vida, hay rachas buenas y malas y hay veces que “los astros se alinean” para que no acertemos a la primera y que pasemos una temporada de cambios que a nadie le gusta. Pero son solo eso, rachas que pasaran y llegaran los buenos momentos en los que poder estar tranquilas una larga temporada al haber encontrado la persona que estábamos buscando.

 

Seguro que hay muchos más. ¿Y tú? ¿Te has sentido reflejada en alguna de estas afirmaciones?

Y ya sabes, podemos ayudarte a conseguir tu empleada doméstica con profesionalidad y rigor. Contáctame sin compromiso y te informo.

¡Gracias por leerme y compartir!

 

Laura Calleja

Selección personal doméstico

Organizadora Profesional

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *