¿Cómo mantener fresca tu casa en verano?

Me acuerdo cuando era niña y pasaba gran parte del verano en el pueblo familiar. Recuerdo como después de comer no había ni un alma por la calle no solo debido a la “sagrada siesta” sino también al calor que hacía. Tengo la imagen de aquellas persianas alicantinas, normalmente de color verde, totalmente desenrolladas en ventanas y balcones y que constituían el paisaje del pueblo a aquellas horas de la tarde.

Por aquel entonces no existía el aire acondicionado (al menos allí en el pueblo) ni siquiera los ventiladores del techo y la gente se refrescaba con un botijo y un abanico y entrabas en las casas y estaban fresquitas pese al calor que hacía fuera. Ellos sabían muy bien refrescar sus hogares.

Deberíamos aprender más de ellos. Ahora tenemos estupendos ventiladores y aire acondicionado, pero en vista de cómo se está poniendo la factura de la luz, deberíamos tomar nota de unos cuantos consejos para refrescar la casa de forma natural y barata.

Cerrar ventanas, bajar persianas y toldos

Mucha gente piensa que es mejor dejar las ventanas abiertas prácticamente todo el día para que entre el fresco, pero si afuera lo que hace es calor, lo que entrará es calor.

Si cerramos las puertas, bajamos las persianas en las horas centrales del día (o cuando da el sol en esa ventana) y ponemos toldos o pérgolas lograremos bajar la temperatura de la habitación un par de grados.

 

Ventilar y montar corriente

Debemos ventilar la casa SOLO a primera hora de la mañana y al anochecer.

Dejar las ventanas abiertas durante todo el día solo hará que entre más calor y que se llene la casa de moscas y mosquitos.

En el momento de ventilar también es importante que dejemos abiertas las puertas de las estancias, así lograremos “montar corriente” que hará que el fresquito del exterior circule por toda la casa y renovemos el aire en todas las estancias.

No hay nada más placentero que la entrada de aire fresco en una casa calurosa y “recalentada”.

Ventilador

Tanto los de techo como los portátiles son ideales y gastan mucho menos que el aire acondicionado. Además de ser menos dañinos para las vías respiratorias que el aire acondicionado. Ahora mismo hay multitud de modelos en el mercado que no hacen nada de ruido que era el mayor problema que tenían estos aparatos hace unos años.

Optar por bombillas led

Las luces incandescentes gastan un 20% de su energía en el calor que desprenden por lo que optar por cambiarlas a bombillas led nos aportara múltiples beneficios. En primer lugar (y casi el más importante) lograremos ahorrar en la factura de la luz, pero es que además las bombillas led son más ecológicas, decorativas, eficaces y seguras.

Cambiar las sabanas

Ya hablamos hace unas semanas del cambio de armario y de la limpieza de primavera en la casa. En ese momento es cuando se tienen que recoger todas las mantas, nórdicos, alfombras etc.… esto nos dará una sensación de ligereza y frescor en la casa, pero si además tus sabanas que has utilizado durante el invierno son de poliéster o mezcla, ahora toca poner sabanas fresquitas de algodón. Notarás el cambio cuando te metas en la cama en las calurosas noches de verano.

Lo importante es elegir unas sabanas en verano es optar por unas de algodón 100% y no utilizar las que son mezcla 50% algodón-50% poliéster. Estas últimas son más fáciles de planchar pero no nos proporcionarán ese frescor que deseamos.

Evitar usar algunos electrodomésticos por el día.

Y no porque es cuando la tarifa de la luz está más disparada (que también) sino porque hay algunos electrodomésticos que suben un par de grados más la temperatura de la habitación donde se encuentren por ejemplo la lavadora, el lavavajillas o sobre todo la secadora.

El horno es también una fuente importantísima de calor, pero como no tiene sentido ponerlo por la noche, procura cerrar la puerta de la cocina cuando lo tengáis en marcha para evitar que su calor salga por la casa.

 Regar las plantas

Es importante refrescar toda la parte de fuera de la casa para evitar que entre más calor dentro.

Si disponemos de un balconcito o terraza poner plantas es una buena idea. Además de lo bonitas que son y lo que embellecen el balcón, al regarlas refrescará la fachada de la casa y por lo tanto entrará menos calor al interior.

 

 

 

Y ahora sí. Con estos consejos espero que disfrutéis de un verano fresquito y sobre todo con mucha salud!

 

¡Gracias por leerme y compartir!

 

Laura Calleja

Selección personal doméstico

Organizadora Profesional

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *