Cómo organizar una mudanza

No conozco a nadie que le gusten las mudanzas (y que no sea organizadora profesional claro). Yo no me he mudado más que dos veces en mi vida adulta. Y digo vida adulta porque es cuando en realidad “sufrimos” las mudanzas. En mi infancia y adolescencia me he mudado 4 veces, pero mis padres ya llevaban un par de mudanzas más antes de nacer yo. No es de extrañar que siempre oyera hablar a mi madre de que las mudanzas eran una auténtica pesadilla. ¡Quien le iba a decir que su hija trabajaría como organizadora profesional y tendría que organizar mudanzas!
Gracias a Dios el proceso de la mudanza ha cambiado mucho en todos estos años y ahora, la profesionalidad de las empresas de mudanza hace que todo sea más fácil con su servicio integral de “casa a casa”. Cuentan con recursos de almacenaje y de transporte verdaderamente sofisticados y realmente confías en ellos porque realizan su trabajo con mucho rigor.

Aun así, para tu propia salud mental y para facilitar la labor de la empresa de mudanzas te propongo varios pasos a dar para que el proceso lo recuerdes con menos estrés y sin dramas.
Yo distingo 3 fases en el proceso de una Mudanza.

La Pre-Mudanza

Es un paso clave. De cómo realicemos este paso dependerá de que los siguientes sean más fáciles. En esta fase destaco dos tareas fundamentales:
• El descarte, es decir decidir qué llevamos y qué no llevamos a la nueva casa. Lamentablemente esta labor solo solemos realizarla cuando nos mudamos: realizar una limpia y un descarte importante de cosas que tenemos y que no usamos, no nos gustan ya, están deterioradas y/o simplemente no sabíamos ni que existía debería ser una labor para programar 1 vez al año independientemente de que te vayas a mudar o no. El descarte es una tarea muy laboriosa. No solo físicamente sino psicológicamente. Es difícil tomar este tipo de decisiones sobre todo cuando nunca se ha hecho y nos hemos limitado a trasladar objetos y cosas de una casa a otra y nunca lo hemos usado. Es muy típico ir a realizar una nueva mudanza y tener en el trastero o en el garaje cajas sin abrir de la mudanza anterior y no tener ni idea de lo que hay en el interior de esa caja. Pues bien, si no realizamos el descarte en esta fase nos volverá a pasar.

 

 

La organización y planificación del traslado de los enseres. No me refiero al traslado de muebles que eso está muy claro, sino a TODO lo que tenemos en cajones, armarios, estanterías, cajas de almacenaje etc.… Se trataría de “adelantar” el trabajo que haríamos una vez que las cajas hayan llegado al nuevo destino. Se trataría de tener muy claro antes donde vas a ubicar cada cosa. Para eso propongo:

– Asignar un color a cada estancia. Por ejemplo azul para la cocina
– Enumerar cada armario y/o cajón de cada estancia de la nueva casa por ejemplo “Armario numero 5”
– Decidir previamente que la caja que contiene cazuelas va a ir al armario 5.
– Etiquetar cada caja con pegatina de color correspondiente y el numero del armario correspondiente. Por ejemplo, la caja de las cazuelas llevara una pegatina azul y el numero 5.

– Además, es el momento de decidir qué recursos de orden y organización necesitaremos para cada caso y tenerlo ya comprado y preparado en la nueva casa.

 

La Mudanza

Si el paso anterior lo hemos realizado correctamente, en realidad esta es la fase en la que menos “trabajamos” pues es labor propiamente dicha de la empresa de mudanzas.

 

La Post-Mudanza

En esta fase debemos de emplear toda nuestra energía física y mental. Es una fase en la que normalmente parece que todo ha terminado, tenemos prisa por colocar todo y dejar de ver cajas amontonadas. Pero es un error. Piensa que tal como coloques ese día las cosas así se van a quedar por los siglos de los siglos… Por eso es importante realizar una organización y planificación correcta en la fase de la Pre-Mudanza y decidir que va en cada armario y de qué manera.

 

 

 

 

Es una fase en la que es necesaria mucha paciencia y trabajo. Pero si la fase de la Pre-mudanza que hemos descrito anteriormente se ha hecho bien, terminaremos el trabajo pronto y de manera eficaz.

Y por favor la fase de la Post-Mudanza no se puede eternizar. Coge fuerzas y a por ello…

 

 

Puede que no tengas ni tiempo ni ganas de planificar de esta manera tu mudanza. Si sueñas con abrir la puerta de tu nuevo hogar y que esté todo colocado y ordenado, contáctame.

¡Gracias por leerme y compartir!

Laura Calleja
Selección personal doméstico
Organizadora Profesional

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *